La maravillosa época otoñal ¡socorro! ¿Que me pongo?

¡Hola manirrotos!
Hace mucho que no paso por aquí y no tengo perdón, eso sí, he vuelto y prometo entradas a montones.
Como algunas sabéis soy del sur, de una ciudad muy pequeña y con un tiempo estupendo la mayor parte del año, pero en concreto el otoño es la época más engorrosa, por las mañanas hace un frío que pela, al mediodía calor de verano y de noche vuelta al frío, lo mismo cae un chaparrón que sale un solazo y para colmo la humedad es altísima.
 En fin, que llega Octubre y me pongo de los nervios, una no sabe con que salir a la calle, nunca acierto, o paso frío o calor. Así que para organizar mi mente y de paso mi armario en el post de hoy quiero hablaros de los básicos de “entretiempo” (una palabra muy bonita que mi madre utiliza mucho,bueno y  yo también,para que engañaros).

 ¿Te mola mucho la idea de combinar faldas o vestidos con botines? Pues es el momento, es posible que a la hora del almuerzo tengas los pies un pelín cocidos, pero compensa no pasar frío por la mañana y durante la tarde (no queremos pillar un resfriado otoñal). Además me encanta la idea de completar el conjunto con jerséis de hilo, finitos y apetecibles, una prenda perfecta para el entretiempo.
La clave de ésta época del año son las capas, muuuchas capas, no nos queda más remedio…

En los comienzos del otoño es normal estar un poco perezosas, melancólicas, acabamos de dejar atrás el verano y con él nuestras maravillosas y relajantes vacaciones, volver a la rutina cuesta y a veces no tenemos ganas de complicaciones. Así que a tirar de básicos se ha dicho, el trench (o la gabardina de toda la vida) es imprescindible, sácalo del fondo del armario.
Y para esos días perros de verdad,en los que vemos todo negro, no desesperes, únete al enemigo, el negro es nuestro aliado, ya sabéis que soy muy fan de él.
Enseña los tobillos, he leído por ahí que ésta temporada son los nuevos escotes, pues nada, luzcamos tobillo con estilo y con clase, que no se diga.
Por último, otra prenda que me encanta y que toda madre que se precie tacharía de adorno más que de ropa, el chaleco sin mangas. Si hay una época del año para ponerse ésta prenda que literalmente no sirve para otra cosa que para hacer bonito, es ésta. A mi me tienen enamorada ya desde el año pasado, pero es que ésta temporada hay tantas clases que es imposible elegir sólo uno. Con flecos,largos, cortos, de hilo, de punto, ¡infinidad de estilos y colores!
(Rosaura)
Eso es todo por hoy manirrotos, que paséis un día estupendo y no os dejéis llevar por los días grisáceos.
Besitos derrochadores,
Miss Bancarrota.

(Fotos vía Pinterest)

Deja un comentario