Miss Bancarrota lo ve todo negro.

Si, manirrotos, lo veo todo negro. No es que sea muy pesimista, es que es un color que me tiene obsesionada y acapara todo mi armario.
Quien me conozca sabrá que mi pasión es el rosa pero a la hora de vestir ¡sorpresa! mi armario es más negro que el azabache. Y es que no puedo evitarlo, se me van los ojos a una prenda de éste color tan socorrido y elegante.
 ¿Y ésto a que viene? pues viene a que tengo una boda “ultramegasuperimportante” en Noviembre. Una boda de invierno que me da la oportunidad salir de lo establecido en bodas, es decir, colores primaverales o veraniegos (¡vivaaaaa!). 
Y de repente, veo un vestido que me enamora, sólo hay un pequeño problema, es NEGRO. Pero negro, negro, no lleva ni un poquitito de color, y es que, aunque puedo hacérmelo en cualquier otro tono ¡ese vestido tiene que ser negro!
Así que me lanzo y lo encargo,disfruto como una enana maquinando modificaciones con la dueña de la tienda, me imagino con los complementos,decido el peinado…
Pero claro, no todo el mundo ve el negro con buenos ojos  para las bodas (yo siempre he pasado un poco de protocolos la verdad). 

Mi madre que es muy sabia, lo ve triste e incluso “vampírico”. Sin embargo, yo veo un vestido de fiesta negro y en lo primero que pienso es en Blanca Suárez o Vicky Martín Berrocal.Tan elegantes, guapas y estilosas. 
Y vosotros ¿que pensáis? ¿Amor eterno u odio al negro? ¿Lo veis apropiado para una boda?
Quizás tendría que haber planteado antes éstas cuestiones, ya es demasiado tarde para echarse atrás ¡mi vestido está encargadísimo!
Que queréis que os diga, soy una chica impulsiva… 
Besitos derrochadores,
Miss Bancarrota.

Deja un comentario